Se dice que no existen malos alimentos, sino malos hábitos de nutrición. La idea es la siguiente: si consumimos una variedad de alimentos (mayormente alimentos saludables) y los comemos en una cantidad limitada, puede que al final tengamos una dieta relativamente saludable. Pero, a pesar de que la mayoría de personas entienden el concepto de una dieta basada en la variedad, el equilibrio y la moderación, para muchos es difícil ponerla en práctica.

Nosotros buscamos variedad. Los seres humanos evolucionamos rodeados de una variedad inmensa de alimentos vegetales, y el querer comerlos era una forma natural de asegurar el consumo de los nutrientes necesarios. Hoy en día tenemos los mismos deseos, que serían útiles si consumiéramos una selección grande de plantas comestibles. Pero no lo hacemos. Tenemos una variedad inmensa de alimentos, y no todos son saludables para nosotros, y estudios demuestran que mientras más opciones tenemos, más comemos.

¿Qué significa una dieta equilibrada? ¿Significa que puedes “equilibrar” una comida poco saludable con una comida saludable? ¿La nutrición saludable que encontramos en una toronja equilibra lo negativo de los bocadillos de crema de petisú? Esta idea que “todo encaja” funciona muy bien si planificas una dieta en papel. Puedes planear comer una hamburguesa con papas fritas para el almuerzo, y consumir un desayuno y una cena muy saludables. Y si calculas las calorías y los nutrientes para ese día, puede que no se vea mal. Controlando las opciones de desayuno y cena, puede que mantengas las calorías y grasa bajo control, y hasta puede que también logres consumir los nutrientes necesarios.

Pero, ¿quién come de esta forma? Te apuesto que la mayoría de personas que comen comidas rápidas para el almuerzo buscan algo muy similar para la cena. Y, dudo que alguien que come requesón y frutas para el desayuno, visite un lugar de comida rápida para el almuerzo.

La moderación por lo general significa no comer de más, especialmente aplica a las calorías vacías “extras”, como las grasas, los dulces y el alcohol. Algunas personas practican moderación muy bien, y pueden mantener una bolsa de galletas en un recipiente sin perder el control. Pero para otros, el concepto de comer una sola galleta es completamente extraño, y para estas personas, puede que nunca aprendan lo que significa moderación, y puede que sea mejor evitar cualquier tentación. En este caso, no comprar galletas en primer lugar.

Entonces, ¿existen alimentos malos, o solamente dietas malas? Desde mi punto de vista, tenemos un poquito de ambos lados. Yo tengo mi lista personal de alimentos que pienso que son “malos”, y puede que tú tengas una lista también. Así que consumir estos alimentos, y con cuánta frecuencia, es una opción personal. Pero, agrega suficientes alimentos malos a tu plato y vas a tener una dieta mala.

Al final, deberíamos intentar comer lo más saludable posible. La variedad debería venir, en la mayoría de los casos, de las opciones de alimentos saludables que están disponibles para nosotros. El equilibrio debería contar menos los “alimentos malos con los buenos”, y contar más el equilibro de nutrientes correctos y de darle al cuerpo lo que necesita, proteínas magras, fuentes de carbohidratos buenos como frutas, verduras y granos enteros, y moderar la cantidad de grasas beneficiosas.

Esto no significa que no podemos disfrutar ciertos alimentos de vez en cuando, pero la moderación es probablemente la parte más difícil de practicar. Es difícil consumir solamente lo que necesitas cuando existen tentaciones por todos lados.

Redactado por Samantha Clayton, AFAA, ISSA— Directora Sénior de Educación Física Mundial. Samantha es Directora de Educación Física en Herbalife.